Festivales en el extranjero a los que debes asistir antes de morir

Por: Claudio Gordillo // @ClawGC

Glastonbury Festival

¿Cuántas veces nos hemos dejado llevar por la finta de que algunos de los festivales que más difusión tienen son los “mejores” que hay o a los que tienes que ir antes de morir? Tristemente -para la gran mayoría de ustedes- los tienen completamente engañados con tantos festivales que no te ofrecen ni la mitad en calidad de lo que se supone que nos ofrecen.

Comencemos con uno de los más grandes engaños actuales -porque tuvo sus muy buenos años- es Coachella Valley Music and Arts Festival. El evento que se lleva a cabo anualmente en Indio (California) ha perdido por completo el sentido de lo que un headliner debe ser. Ahora llenan el cartel con nombres de bandas que, a duras penas, menos del 50% de los asistentes conocen. Los organizadores de este festival se están yendo más por nombres que suenan recientemente, en lugar de llamar a pesos pesados para llenar los lugares como cabezas del cartel; con esto me refiero a reclutar bandas que tengan más de 15 o 20 años de trayectoria o que hayan lanzado, mínimo, tres materiales discográficos que hayan dejado una huella imborrable en la historia de la música.

El festival norteamericano más importante de todos se llama Lollapalooza, pésele a quien le pese. Este magno evento es el bebé consentido de Perry Farrell, líder de Jane’s Addiction, quien en 1991 decidió hacer un festival que haría un tour a lo largo del territorio estadounidense. El festival se colocó -y se mantiene- como el evento más importante de música alternativa en norteamérica. Lollapalooza estuvo de gira cada año, desde 1991 hasta 1997, después de eso, el festival tomó un breve descanso de seis años. Fue en 2003 cuando Lolla regresó a dar su último tour, para en 2005 establecer como sede el Grant Park en Chicago. El éxtio de Lollapalooza a rebasado muchas fronteras, ya que el festival cuenta con ediciones alrededor del globo en países como Chile, Brasil e Israel.

Al sur de nuestro continente, tenemos el surgimiento del nuevo -y extremadamente bueno- Maquinaria Festival en 2008. Brasil fue la primer sede de este festival, el cual nos ofrece lo mejor de la escena alternativa clásica con unos tintes metaleros dentro de sus carteles. Originalmente se planeaba como festival de una sola sede, la cual pasó de ser en Brasil a Chile. Posteriormente, el éxito de este festival fue tan grande, que productoras en México, Argentina y Paraguay decidieron llevar este evento a sus localidades en la edición 2012. Espero con muchísimas ansias el regreso de este festival a México, ya que, por mucho, es uno de los mejores eventos en cuestiones de organización, precio y calidad de bandas.

Así como hemos ido avanzando, también hemos demostrado que estos festivales se caracterizan por su gran variedad musical, y si hay uno que vale la pena mencionar por cómo divide los carteles de acuerdo al día que se lleva a cabo el evento, es Rock in Rio. Este festival se caracteriza por tener completamente contenta y satisfecha a la gente del lugar donde se esté llevando a cabo (Brasil, Portugal, España, y próximamente, Argentina), ya que se organizan para tener días completos de pop, rock y metal. Esperemos que algún día alguna productora u/o organizadores nos den una cachetada con guante blanco y se dignen a traer este festival a México.

Otro de los festivales a los que tienen que ir es al Glastonbury Festival of Contemporary Performing Arts que se lleva a cabo en Inglaterra. Este festival es un claro ejemplo de gran ambiente, organización y calidad en los artistas que se presentan.

Uno de los escenarios más importantes en el viejo continente es el Donington Park, donde se han llevado a cabo bestiales festivales como el legendario Monsters of Rock, el salvaje Ozzfest y el actual e intenso Download Festival.

Para los que gustan de música un poco más pesada -como yo- hay varias opciones, y el festival más grande e importante de metal en el mundo se llama Wacken Open Air. Este festival celebra este año su 24a edición, y ha sido escenario de grandes sucesos y noches que siempre quedarán inmortalizadas en la vida de los asistentes.

El Hellfest es un festival muy similar a Wacken, sólo que es muy jóven comparado con el gigante bávaro. De lo que no me cabe duda, es de que este festival francés siempre cuenta con un cartel impresionante cada año. Y una versión similar en territorio italiano, sería el Gods of Metal.

Para finalizar, el Pinkpop Festival es la mejor opción en festivales si, además de un buen espectáculo musical, esperan tener un paisaje increíble rodeados por bosque y un poco alejados de los campos de tulipanes en el territorio holandés.

Me despido esperando que en algún momento tengan la oportunidad de ir a alguno de estos festivales, sea el que sea. Les aseguro que no se arrepentirán.